Sobre Burocracia

viernes, 30 de octubre de 2009

Es lamentable caer en la desesperación porque no hemos entregado a tiempo un papel o porque un señor todavía no ha firmado un oficio. Es imperdonable que esas miserias produzcan angustias y, a veces, desgracias. Es metafísicamente escandaloso que causas insignificantes tengan tanta importancia en nuestras vidas. La burocracia -- salvo en paraísos sin duda artificiales-- es esa desproporción, esa alquimia que transforma a un vejete pálido o una cincuentona gelatinosa en personajes decisivos e inevitables. Un universo de reyezuelos, sellos, prosa nauseabunda, cuchicheos equívocos, falsos problemas, reglamentos, pasillos, salas de espera, sillones grasientos, incertidumbre y despotismo.

Crónica Americana (Fragmento)
Alejandro Rossi

1 comentarios:

Letty♥ dijo...

En qué momento?? Según para organizar todo, pero se hacen más bolas con eso. Odio hacer todo eso, cuando acompañé a mi amiga por los requisitos para su boda pude darme cuenta de que ni por el civil deseo casarme.

Es tan fastidioso hasta para pedir empleo ¬¬

Cuento contigo